-->

domingo, 21 de diciembre de 2008

galaxias afines

Hoy cumplimos 100 entradas y queremos echar una mirada retrospectiva al blog desde su nacimiento; Fue en junio de 2007 cuando se inicia este periplo por la galaxia más conocida, Bruguera. Como nuestra vía láctea, la constelación Bruguera ha demostrado tener más de un agujero negro, y personajes de curiosa o limitada trayectoria. La línea del blog pasa por seguir ampliando las informaciones que el fenómeno Ibáñez continúa generando. Y como prueba estadística, casi un tercio de las entradas (32) llevan la etiqueta Ibáñez. Hemos revisitado también como no, a Vázquez, Raf, Martz-Schmidt, como autores favoritos de varias generaciones, desde ópticas quizá menos exploradas.




Precisamente respecto a Martz-Schmidt, decir que el reciente descubrimiento de sus personajes en la editorial Cliper, ha vuelto a poner este blog en funcionamiento, después de una etapa de desinterés por mi parte. Llegamos pues a una cifra redonda, que no supone un fin, sino más bien un nuevo comienzo.


Estas muestras del trabajo de Schmidt en la empresa rival es un buen ejemplo de todo esto. De forma paralela a Bruguera, Schmidt colaboró con esta empresa al mismo nivel de implicación (hasta 5 series mantenía en el Nicolás) que en aquella, y con unos personajes francamente logrados. Ellos son: Toribio, Los inventos de Toribio, Los Gemelos, Copocabana, Don Josefino y Claudia Cazuela.



Les dejo con este desfile de lujo del maestro Schmidt y la promesa de mostrar en breve nuevos descubrimientos.





4 comentarios:

Tausiet dijo...

Enhorabuena por todas las buenas noticias, incluida la del post 100. A por otros 100.000, abrazos.

LAUREANO PRODUCTIONS dijo...

Enhorabuena!

Raul1981 dijo...

Enhorabuena por el blog y por todas esas 100 entradas. Un abrazo desde San Pedro del Pinatar. Que sigas disfrutando con lo que más te gusta y nosotros leyéndolo.

Carlos dijo...

Me sumo a las felicitaciones y que sigamos disfrutando de la Osa Mayor por mucho tiempo. Y gracias por esta magnífica muestra del trabajo de Martz Schmidt. ¡Me encantan sus fantasmas y castillos tenebrosos!

Señor Ogro